Bidet or not bidet: Un objeto extraño con forma de guitarra - itMessico

itMessico

CURIOSIDADES SABÍAS QUE USOS Y COSTUMBRES

Bidet or not bidet: Un objeto extraño con forma de guitarra

bidet - Bidet Reggia Caserta

Cuenta la leyenda, que en un reporte de inventario de muebles de la “Reggia de Caserta” de 1861, los piamonteses que habían llegado tras unificar la bota, se podía leer algo raro. “Un objeto extraño con forma de guitarra se encuentra en el baño del palacio real“. Ese objeto extraño que nunca habían visto antes era, nada más y nada menos, que el bidet. Había sido la misma reina de Nápoles María Carolina de Habsburgo-Lorena, casi un siglo antes, quien lo había introducido en Italia para su baño. Ese extraño aparato, tan amado por los italianos y tan desconocido para (casi) todos los demás.

¿Qué culpa tiene el bidet?

El mundo no quiere a los bidets. A excepción de los portugueses, prácticamente nadie más los usa. Los franceses que lo inventaron, pero nunca lo usaron, lo consideran un accesorio snob (¿snob? ¿los franceses?) de la época de los nobles; tampoco lo usan los ingleses porque me temo, llegarían a él después de Italia y ya no pueden más después de nosotros; ni los norteamericanos, que siguen viviendo felices sin saber de su existencia, entre muchas otras cosas. Y finalmente los japoneses, que con Toto (la empresa que fabrica sanitarios, no el grupo rock) inventan algo que se llama washlet, una especie de “2×1 all inclusive” que la verdad, no acaba de convencer a nadie. Aquí en Latinoamérica el bidet se conoce sobre todo por las tristes historias contadas al calor de una chimenea, de aquellos abuelitos emigrantes que llegados aquí tan esperanzados, añoraban, con nostalgia, la preciada “guitarrita“.

Bidet New York
El bidet en el Palacio Real de Caserta, “la pequeña guitarra” – Foto de A. Mariniello

Muchos son los relatos siniestros de aquellos que, recién llegados en este maravilloso continente, veían con ojos de admiración y esperanzados su nueva demora. Esa misma expresión de entusiasmo que se volvía, en un instante más tarde, de terror, al abrir la puerta del baño. Aquí encontraban de todo. También cosas algo inquietantes, como excusados con manteles morados y su boina. De todo excepto a él. Y más la búsqueda seguía y más el miedo, esa sensación de vacío y falta de fe en la humanidad se apoderaba de sus cuerpos. Para nunca más dejarlos.

Un compañero discreto y fiel

La duda hamletiana solo es para los otros. Nosotros, los italianos, tenemos pocas certezas en la vida: la selección, la pizza y el bidet, no necesariamente en ese orden. Él siempre ha estado ahí, desde niño, acompañando a la familia con discreción, día tras día, ida tras ida. Por favor “#naciónquenoamaselbidet“, ¡reconsidere su posición! Para nosotros una vida sin bidet es como Avengers sin Scarlett Johansson, concierto de Chayanne sin cuarentonas o un Paseo de la Reforma sin el Ángel.

Bidet Moderno
Un moderno bidet – Foto de Toto

Para concluir, hago un llamado, a nombre de todos los italianos en el extranjero, a las U.N. para intervenir con una resolución humanitaria unilateral. En cada barrio, donde sepan vive uno de nosotros, envíen sus helicópteros. No lancen agua, comidas, juguetes, medicinas ni nada de ese tipo. Pongan, con cada uno de sus paracaídas, un bidet (con accesorios y todo lo necesario para su instalación, incluyendo un plomero con causa). Déjenlo caer con gracia sobre nuestras azoteas. Que lo programen en nochebuena: sería el regalo perfecto de Santa y para Santa. Hasta él podría gozar del justo refrigerio después de millones de entregas.

Bidet or not bidet: Un objeto extraño con forma de guitarra ultima modifica: 2021-08-10T09:15:55-05:00 da Antonio Mariniello

Commenti

Subscribe
Notificami
guest
3 Commenti
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Julieta B. Mollo
1 anno fa

😮

Katherine Alexandra Giudice
Editor

Muy interesante.

Promuovi la tua azienda in Italia e nel Mondo
To Top
2
0
Would love your thoughts, please comment.x